Internacionalización de las empresas colombianas: más allá de las exportaciones

Acerca de la internacionalización de las empresas colombianas, podría decirse que es un proceso en el que, paso a paso, se ha ido construyendo la inserción de éstas en los mercados globales. Es más, cabe afirmar que en la actualidad existen compañías multinacionales/multinacionales de origen colombiano que se desempeñan exitosamente como jugadores regionales o, incluso, globales.

El análisis de los orígenes de dicho proceso incluye referencias a la apertura económica iniciada en la década de los 1990, al modelo de sustitución de importaciones implementado después de la Segunda Guerra Mundial, y en algunos casos se remonta hasta descubrimiento de América.

Sin desconocer la importancia filosófica, económica y práctica de estudiar la internacionalización de las empresas colombianas desde una perspectiva histórica, sería relevante hoy considerar el tipo de estrategias utilizadas para lograr la inserción en los mercados globales.

Por mucho tiempo, hablar de internacionalización y/o negocios internacionales ha estado directamente relacionada con dos estrategias extremas: las exportaciones y la Inversión Extranjera Directa (IED). En un extremo, se encuentran las exportaciones como un modo de ingreso de relativo bajo costo y bajo riesgo; en el otro, aparece la IED como una estrategia con grandes requerimientos de capital y altísimo riesgo.

Dado el número reducido de empresas colombianas que pueden optar por ésta última estrategia, exportar aparece para la gran mayoría, como el primer paso indispensable para ingresar a nuevos mercados, o peor aún, como el único camino.

Si bien es cierto y afortunado que los esfuerzos gubernamentales e institucionales dedicados a promover las exportaciones colombianas han logrado, gracias a un coordinado trabajo, la formación de lo que podría llamarse hoy “cultura exportadora”, también es cierto que es necesario y conveniente dejar a un lado la autocomplacencia para reconocer que cuando se trata de considerar otras estrategias o modos de ingreso a los mercados internacionales, la tarea está aún por hacer.

Exportar definitivamente no es para todo el mundo. Es una actividad que requiere inversiones, riesgos y en ocasiones una gran carga operativa para las empresas. Para muchas es difícil o imposible, debido a su tamaño o al tipo de actividades a las cuales se dedican. Cabe preguntarse: ¿cómo financiar la producción que se va a exportar si no se cuenta con los recursos financieros o la capacidad de crédito necesaria? Aún cuando exista la disponibilidad financiera, es inevitable reconocer que algunos productos por su calidad perecedera, por su precio, o incluso por su peso, no son sujetos viables de ser exportados. Es aquí entonces cuando surge la necesidad de revisar y considerar otras estrategias que permitan a un mayor número de empresas colombianas, acceder a los mercados externos.

Referencia: http://bit.ly/1jQ9Zo5

Modificado por última vez enViernes, 27 Diciembre 2013 18:08

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.